EL VALOR DEL AGUA
El valor del agua Las huellas de Frida Colecciones Noticias

Posts con tag ‘San Felipe del Progreso’

En el mundo en el que vivimos algunos seres humanos solo sobreviven.

por Carina de los Santos Finan

¿Sabías que sólo muy poca agua es utilizada para el consumo del hombre? El 90%  del agua está en el mar y ésta contiene sal, el 2 % es hielo y está en los polos y tan sólo el 1 % de toda el agua del planeta es dulce, encontrándose en ríos, lagos y mantos subterráneos.

El planeta le dio al ser humano todo para sobrevivir con la posibilidad de una alta calidad de vida con agua suficiente, y un ecosistema que brindara oxigeno puro, y con acceso a una alimentación balanceada, existiendo una por la gran variedad de animales y plantas. Pero según cálculos de la Comisión Nacional del Agua, en México (CNA); 101 acuíferos de un total de 600 en toda la República Mexicana están actualmente sobreexplotados. A ello habría que sumarle además de los cambios de clima que causan cambios en el suelo, inundaciones, sequías y desertización. Y pero lo más drástico es la acción humana desbalanceada que ha causado sobre toda la naturaleza creando una delirante deforestación, ignorando las consecuencias irreversibles de este maltrato.

Han pasado años que a cambio de la fantasía de una economía prospera y alentadora los únicos medios para recibir agua en nuestros campos y hogares han sido sobreexplotados y en este proceso al desviar los causes naturales de los mantos acuíferos los han llevado al punto de la sequía, paralelo a este problema, el planeta entero vive una crisis económica, ¡Algo para ponernos a pensar!

dsc01530

Sin agua el ser humano y los seres vivos no pueden vivir; sin agua potable para consumo las personas, animales y plantas mueren. Sin agua; nuestro sistema, cuerpo y mente dejan de actuar y el cerebro deja de pensar ya que el agua representa más del 70% del cuerpo humano.

Un escenario así puede ser escalofriante, quizás nunca lo habíamos pensado, mucho menos nos hemos imaginado que podrá suceder si no contamos con este vital liquido.

Esta es la historia real en México en una comunidad Mazahua ubicada en San Felipe del Progreso, Estado de México.

En la época del Porfiriato por los 1870 esta zona de árboles abastecía de madera y carbón a los reales de minas de Tlalpujahua y el Oro. Las plantas convivían en armonía con la tierra, la lluvia era generosa y la vegetación brindaba calidad de vida a las familias que radicaban ahí. La explotación forestal termino con la riqueza silvícola, después se cambio de actividad por la agricultura de monocultivo, los suelos se vieron afectados agotándose de los nutrientes, ocasionando erosión y deslaves.

Hoy se pretende hacer un giro en el uso y abuso de esta zona, se pretende sumar esfuerzos por el beneficio de recuperar lo que un día floreció y protegió a una comunidad.

Pues detengámonos un poco para enterarnos como vive una familia mexicana sin agua…

senora

Hoy todo ha cambiado, las mujeres y las niñas son las encargadas de transportar el agua, en promedio, ellas recorren de 2 a 3 veces al día distancias de 6 kilómetros cargando cubetas con un peso de aproximadamente de 20 kilogramos. El hombre por lo general emigra a otros estados o al extranjero buscando mejor oportunidad de trabajo e ingreso económico.
Algunas familias viven en casas de adobe que representa una tradición, que además de brindarles temperaturas muy favorables, pues ya que el adobe es un aislante térmico natural. Otras familias ya cuentan con casas construidas con block de cemento representado un progreso para ellos, ya que por lo general el dinero que mandan los familiares del extranjero es utilizado para construcciones de viviendas espaciosas y frías. Además algunas familias también cuentan con una extensión de tierra donde pueden guardar sus animales y sembrar para uso personal.

image002

“Definitivamente teniendo agua y tierra, no tendrían por que emigrar, ya que con una capacitación y desarrollando de sus habilidades estas familias podrían tener mejor calidad de vida y hasta un negocio prospero”, comento Margarita la fundadora de Grupo para Promover la Educación y el Desarrollo Sustentable, A.C.  GRUPEDSAC.

Desde hace siete años GRUPEDSAC ha llevado a cabo un programa de desarrollo comunitario en esta entidad Mazahua de San Felipe del Progreso, Estado de México., con objeto de apoyar el proceso de autogestión de 70 familias indigenas

Es una labor admirable la que hace esta institución ya que les ha brindado metodologías y herramientas para ser autosuficientes.

“La primea etapa se caracterizó por llevar a cabo actividades de capacitación y desarrollo de habilidades en enotecnias para contribuir a la autosuficiencia en agua, alimentos y energía, así como al saneamiento ambiental. En este periodo se construyeron 32 solares campesinos y 100 cisternas captadoras de aguas pluviales beneficiando a igual número de familias, lo cual requirió de un proceso de organización colectiva para la construcción de las mismas. El objetivo que se plantea es la creación de capital social; esto ha significado el fortalecimiento de la confianza, reciprocidad y cooperación, así como el concepto de redes asociativas”, nos comenta Isabel Coordinadora de Desarrollo Comunitario de San Felipe del Progreso.

image001

Desde que se inicio la labor en esta comunidad se vio una transformación en todo su entorno, primero con la captación y uso de agua de lluvia almacenándola en cisternas de fierro-cemento construidas a mano por las mujeres de esta comunidad, capacitadas por esta organización, además se generaron empleos para la aplicación de la tecnología y extender la mano de obra a otras familias que quisieran “evolucionar”. Sembrar con composta orgánica ahora su basura tiene sentido, es utilizada para hacer este fertilizante natural generando producción de tomate, lechuga, maíz, especies, entre otros productos.

senoras2

Esta productiva planeación estratégica culminó con la conformación de la asociación civil mazahua “Pjoxte” que quiere decir “Ayuda Mutua”. “Ahora vendemos nuestros productos en el centro comunitario Pjoxte o en el pueblo mas cercano, gracias a este proyecto tenemos la oportunidad de vender y que nos compren, ya no es un juego ahora en serio soy productor”, comentó Don Pedro, miembro activo de esta asociación civil. Don Pedro recibió la capacitación con cierta desconfianza pero vio que no tenia nada que perder y todas por ganar, junto con su esposa empezaron a trabajar la tierra y a sembrar gracias a que contaban con dos cisternas captadoras de agua de lluvia, además se les instruyo para que construyeran su casa con tierra y paja mejor conocido como adobe.

De las cisternas construidas mas del 60 % del agua recaudada es utilizada para el uso doméstico como aseo personal, preparación de alimentos, etc., el resto es utilizada para el riego de huertos e invernaderos.

Gracias al apoyo de Converse México se ha logrado la captación y un buen uso del agua, aun mas donando un medio de trasporte para que sus productos llegaran a tiempo. Converse México creyó y entendió la importancia de tomar en serio el destino del planeta, que sumando esfuerzos es la única forma de multiplicar resultados, que la calidad de vida de esta comunidad indígena Masagua puede ser fortalecida al ver los resultados de su esfuerzo. Con este tipo de sustento esta comunidad ahora es pionera en su zona.

senores

Me gusta la idea de creer que cada vez somos más los que participamos activamente utilizando mecanismos autosustentable para preservar los elementos naturales del planeta y evitar más explotación, ya la madre naturaleza no espera a que logremos ponernos de acuerdo quien carga con la culpa del aumento del calentamiento global.

¡Se parte del cambio, ¡actúa ya!

¿QUE OPINA LA COMUNIDAD?

“Como mujeres que trabajamos en el grupo, la cisterna nos sirve para tener más agua y tener más higiene en la producción de conservas de alimentos y en nuestra persona, además nos reduce gastos en estar comprando agua. La camioneta nos permite movernos con productos o materiales que necesitamos acarrear y a veces cargábamos bultos que ahora van en la camioneta”.

Graciela Cristóbal Pacheco.

40 años.

Rancho de Guadalupe, San Felipe del Progreso.

“Nos ayuda para nuestra higiene y la de nuestros hijos; les enseñamos a que la cuiden, les explicamos que ya no tenemos que ir al pozo o al bordo a traer agua y que además pagábamos. Ahora ya podemos producir nuestras verduras. Toda nuestra familia se ha beneficiado, porque también ahorramos tiempo. La camioneta nos ha ayudado mucho porque nos permite movernos rápidamente para resolver problemas como cuando necesitamos conseguir rápido un documento o cuando necesitamos ir a eventos donde podemos dar a conocer nuestros productos o al tianguis de Metepec a vender”.

Araceli Ruíz Tomás.

27 años.

Ranchería La Soledad, San Felipe del Progreso.

“Nos ayuda para lavar, para bañarnos, para ir a la escuela, para regar las verduras y para darle a los animales namás… ¡Ah! y para no ir a lavar lejos”.

José Manuel Garduño Ruíz.

8 años.

Ranchería La Soledad, San Felipe del Progreso.

  • Share/Bookmark